Un caso muy habitual es el de un trabajador que está desempleado y le ofrecen hace un trabajo puntual para un cliente. La primera duda que le entra es, ¿tengo que hacerme autónomo sólo para hacer esta factura? Pues bien, la Seguridad Social permite hacer un trabajo a una persona sin estar registrado como autónomo en el caso de que sea algo complementario u ocasional. Es decir, si no realiza la actividad de forma habitual y no supera por ese trabajo el salario mínimo interprofesional, esa persona está a salvo. 

No obstante, lo que es importante especificar es que para facturar sin ser autónomo, es necesario darse de alta en Hacienda presentando el modelo 037 (o bien el 036, pero este es mucho más complejo porque también vale para PyMEs, así que no os lo aconsejamos). Para presentar el modelo 037 tienes que ir a tu Administración de Hacienda y comprarlo o lo puedes presentar online. Esta segunda opción es mucho mas fácil, sólo necesitas tener el certificado de firma digital (si no lo tienes lo puedes conseguir en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre) y rellenar el formulario, bien sea en la web de Hacienda o si lo encuentras muy complicado lo puedes hacer con Declarando de forma totalmente gratuita.  

Otra cosa importante es que una vez estés registrado tienes que cumplir con las obligaciones fiscales como si fueras un autónomo. Y ni que decir tiene que no son pocas, tienes que presentar impuestos cada trimestre, los resúmenes anuales y que liquidar el IRPF y el IVA. Hacer correctamente esto no es fácil si lo haces por tu cuenta y tampoco resulta nada sencillo hacerlo en la web de Hacienda. Ten en cuenta que por muy poco que factures, si no cumples con la norma te pueden caer sanciones que te vacíen la cartera. 

Ahora que ya ha quedado explicado que sí se puede hacer facturas sin ser autónomo, te voy a hablar de los peligros de hacerlo. Es absolutamente imprescindible que no hagas facturas recurrentes a un mismo cliente y también te aconsejo que no tengas muchos clientes. En estos caso merece mucho la pena darnos de alta de autónomos y evitar sustos. 

Nuestros consejos si estás en esta situación de “no autónomo” pero empiezas a facturar bastante son los siguientes: 

1. Junta todas las facturas en un solo mes y haz el alta y la baja en ese mismo mes. Esto es algo perfectamente legal, pero ve con cuidado con las fechas de las facturas y ponte de acuerdo con el cliente para que estén en el mes en curso. Este pequeño truco es muy habitual, sin embargo no es del todo legal porque la fechas de las facturas tienen que coincidir con las fechas en las que se ha realizado el trabajo. 

2. Otra posibilidad es facturar a través de una cooperativa de facturación. 

Por último te avisamos de los peligros de que Hacienda entienda que has estado facturando sin ser autónomo de forma incorrecta. Lo que suelen hacer es hacerte pagar las cuotas mensuales a la Seguridad Social con un recargo del 20%. Ah, y nada de tarifa plana, aquí te cobrarían la cuota normal de autónomo.

A modo de resumen, con la tarifa plana actual y lo atentos que están en los organismos públicos contra el fraude, nuestro consejo es que te dés de alta de autónomo y factures correctamente a tus clientes de forma legal. Para hacerlo, puedes utilizar www.declarando.es de forma totalmente gratuita y luego usar nuestro sencillo programa de facturación con el que le puedes enviar las facturas tal y como te pide Hacienda a tus clientes y luego presentar tus impuestos en menos de 5 minutos, sin fallos y en un solo clic.