Escribió: 03/05/2017 | Actualizó: 09/11/2021 · Autor: Marta Zaragozá

Qué es el IVA Intracomunitario

En los últimos años se ha hecho muy habitual tener clientes o proveedores intracomunitarios. Por eso es importante saber qué es el IVA intracomunitario y cómo se aplica antes de gestionar la contabilidad de estas operaciones. 

El IVA intracomunitario no es más que el listado de normas sobre el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) que regula las compras y ventas que se realizan entre los países europeos. 

Este conjunto de normas ayuda a controlar la compraventa y el tráfico de un bien o servicio entre fronteras. A este tipo de operaciones en Europa se les llama operaciones intracomunitarias.

Cómo se aplica el IVA Intracomunitario

Para aplicar el IVA intracomunitario tienes que tener en cuenta un par de factores para asegurarte de que no cometes errores.

Antes de elaborar la factura con el IVA intracomunitario correspondiente, debes valorar si la operación se está aplicando a:

  • Un bien 
  • Un servicio
  • Una compra
  • Una venta

También tienes que considerar si el comprador es:

  • Una empresa
  • Un profesional
  • Un particular

Teniendo en cuenta estos factores, pueden darse diferentes procedimientos de aplicación del IVA intracomunitario:

  1. Si vendes bienes a particulares que viven en un país de Europa diferente al tuyo, como vendedor, te tienes que inscribir como operador en el país de tu cliente.
  2. Si vendes bienes a empresas o profesionales y ellos están inscritos en el R.O.I no aplicas el IVA en la factura.
  3. Si compras bienes con fin comercial tienes que liquidar el IVA como si lo hubieras comprado en tu país.
  4. Si vendes servicios a particulares les aplicas en la factura el IVA de tu país.
  5. Si vendes servicios a empresas o profesionales la factura la entregas al cliente sin IVA. Luego el cliente aplicará las debidas operaciones en función de la fiscalidad vigente en su país.
  6. Si compras servicios se usa la misma normativa que para la compra de bienes.

Requisitos fiscales del IVA intracomunitario 

Hemos visto qué pasa con el IVA de tus facturas, pero si trabajas con operadores intracomunitarios también debes conocer los aspectos fiscales básicos a tener en cuenta.

Debes llevar todos los registros en tu libro de operadores intracomunitarios. Si trabajas con una herramienta de facturación y gestión fiscal como Declarando, este libro, igual que el resto de tus libros contables, se generan automáticamente. 

Además, ten en cuenta que las ventas europeas deben aparecer reflejadas en el modelo 303 de IVA trimestral: aunque son operaciones exentas de IVA, tenemos que reflejar su importe en la casilla 59 del modelo 303.

Requisitos para vender sin IVA a clientes europeos

Hay tres condiciones fiscales básicas que debes tener en cuenta a la hora de realizar operaciones con IVA intracomunitario.

En primer lugar, tu cliente tiene que ser un empresario o profesional para que la actividad esté exenta de IVA: no te vale que quien te compre lo haga como particular.

Por ejemplo, si eres un autónomo que vende camisetas y se las vendes a un empresario que se dedica a suministrar camisetas para equipos de fútbol de colegios, la factura la emites sin IVA

En cambio, si las vendes al padre de un niño, en la factura tiene que llevar el IVA español. Como las camisetas van al 21 % de IVA, deberías aplicar sobre el precio de las camisetas ese 21 % adicional.

En segundo lugar, tus clientes tienen que tener la condición de operadores intracomunitarios: para ser una operación exenta de IVA, el cliente tiene que estar inscrito en el Registro de Operadores Intracomunitarios o R.O.I

Y por último, tiene que haber un transporte intracomunitario para los bienes: el bien que estás vendiendo tiene que ir de un país a otro dentro de la UE, pero este requisito no se exige cuando lo que vendes es un servicio.

Estos son los requisitos que debes de cumplir para que tus ventas a clientes europeos estén exentas de IVA y que Hacienda no te mire mal.

Consecuencias de aplicar mal el IVA intracomunitario

Si se da el caso de que no cumples con alguno de los requisitos y condicionantes que te he explicado hasta ahora posiblemente tengas que enfrentarte a algunas sanciones. 

Es fácil que Hacienda te pille, porque existe un pacto de intercambio de información entre las Haciendas Europeas.

La Agencia Tributaria te obligará a que le pagues el IVA español de esa venta, y además te sancionará por no haberlo ingresado en su momento.

Por otra parte, no te olvides de presentar el modelo 349; recuerda que el 349 es el resumen de las operaciones intracomunitarias que has realizado.

En este formulario distingues entre tus ventas europeas de bienes o tus ventas europeas de servicios y, si no lo presentas, Hacienda también te puede sancionar.

Cómo recuperar el IVA intracomunitario

Existe la opción de recuperar el IVA intracomunitario, es decir, el IVA soportado en las operaciones económicas realizadas en el extranjero. 

Se solicita la recuperación del importe del Impuesto sobre el Valor Añadido con el modelo 360. Pero para que se te efectúe el ingreso debes cumplir los siguientes requisitos: 

  • Pedir factura de todos tus gastos deducibles
  • Conservar las copias de estas facturas
  • Solicitar la devolución del IVA deducible
  • Haber pagado más de 50 €
  • Estar inscrito en el Registro de Operadores Intracomunitarios o ROI
  • Justificar que tus gastos son bienes de inversión, es decir, que es para desarrollar tu actividad y no para uso personal
  • Reflejar las compras europeas en las casillas 36 y 37 del modelo 303 de IVA
  • Presentar el modelo 349
Autor:
Marta Zaragozá
Abogada fiscal especializada en autónomos