Una duda que solemos hacernos muchos autónomos en España es la de cómo contratar a un familiar o cónyuge en el negocio.

Muchas veces, se trata de un negocio familiar donde alguno de los miembros ayuda al trabajador autónomo. Esta es una situación regulada dentro de lo que se conoce como el autónomo colaborador.

En este artículo voy a darte todas las claves sobre cómo contratarlo dentro de la legalidad.

Quién puede ser autónomo colaborador

Llamamos autónomo colaborador a un familiar directo. Esto quiere decir, cónyuge, hijos, ascendientes y demás familiares del empresario, por consanguinidad o si es el caso, por adopción. 

Las parejas de hecho están incluidas en esta modalidad solo si conviven en el mismo domicilio.

Además, deben estar en su centro de trabajo de forma habitual. Si hacen colaboraciones puntuales, es un caso diferente.

Cómo darse de alta de autónomo colaborador

El trámite es más fácil que el de un autónomo general, solo hace falta darse de alta en la Seguridad Social. Eso sí, debe tener en cuenta hacerlo como familiar colaborador.

Además, en este régimen, no hace falta darse de alta en Hacienda, por lo que agiliza mucho el proceso del alta.

Para darse de alta en la Seguridad Social hay que descargar el modelo TA0521/2. Así se solicita el alta en el régimen especial de autónomos, en este caso como familiar colaborador del autónomo titular.

Además, como documentación complementaria habrá que presentar el libro de familia, el DNI y una copia del alta en Hacienda del familiar dado de alta en autónomos y titular del negocio.

Obligaciones fiscales de un autónomo colaborador

La principal ventaja de ser autónomo colaborador es que estás exento de las obligaciones fiscales trimestrales. 

Al no figurar como autónomo al uso en Hacienda, no tienes que preocuparte de presentar declaraciones ni impuestos trimestrales de IVA e IRPF.

Lo que sí deberá presentar el autónomo colaborador es su declaración anual de IRPF. Esto pasa como con cualquier otro trabajador…

Además, deberá pagar los impuestos que correspondan en base a los ingresos obtenidos, que se justificarán por recibos o nóminas.

Ventajas de contratar a un familiar

1. Es un gasto deducible

Así es, contratar a un familiar como autónomo colaborador es un gasto deducible para el autónomo que contrata.

El artículo 30.2, apartado 2º dice:

“Cuando resulte debidamente acreditado, con el oportuno contrato laboral y la afiliación al régimen correspondiente de la Seguridad Social, que el cónyuge o los hijos menores del contribuyente que convivan con él, trabajan habitualmente y con continuidad en las actividades económicas desarrolladas por el mismo, se deducirán, para la determinación de los rendimientos, las retribuciones estipuladas con cada uno de ellos, siempre que no sean superiores a las de mercado correspondientes a su cualificación profesional y trabajo desempeñado. Dichas cantidades se considerarán obtenidas por el cónyuge o los hijos menores en concepto de rendimientos de trabajo a todos los efectos tributarios”.

contratar a un familiar

2. Tienes bonificaciones

Los autónomos colaboradores, tienen derecho a las bonificaciones que te pongo a continuación, siempre y cuando no hubieran estado dados de alta como autónomos en los cinco años anteriores:

Bonificación del 50% de la cuota de autónomos durante los 18 meses posteriores al alta. 

Bonificación del 25% desde el mes 19 al 24

El objetivo de esta medida es favorecer la cotización de aquellos familiares de los autónomos, principalmente cónyuges e hijos, que no cotizan a pesar de trabajar en el negocio familiar.

Estas son las pautas que debes seguir si quieres contratar a un familiar en el negocio.

Si tienes dudas entra en Declarando y contacta con uno de nuestros asesores. Podemos ayudarte con el proceso de alta para que no te tengas que preocupar por esto.