Según la legislación actual, únicamente tenemos dos tipos de facturas, las completas y las simplificadas (los tiques ya no existen). Como las simplificadas sólo se pueden utilizar en determinados casos, en este post nos centraremos en saber confeccionar una factura completa. Como autónomo espero que hagas muchas facturas, y para que todas ellas sean correctas deberán de tener el siguiente contenido:

Ver: Cómo Hacer Una Factura Con Declarando

1. Número de factura

Cada factura que emitas deberá ir numerada de forma correlativa a la anterior, por ejemplo, 1/2016, 2/2016, etc… Si tienes varias líneas de negocio, además tendrás que asignarle a cada línea una serie, y dentro de cada serie las facturas también correlativas.

Por ejemplo, si tienes un taller de coches que vende y repara, deberías de tener una serie para las facturas de venta que emitas y otra para las facturas de reparaciones. En este caso, podrías identificar las facturas de venta, como las A-1/2016, A-2/2016…. y para las de servicios las B-1/2016, B-2/2016…

2. Fecha de factura

Lo normal es que la fecha de la factura coincida con el día en el que has realizado la venta del material o hayas prestado el servicio. Cuidado, lo que no tiene sentido es que tengas una factura del día 1 de marzo identificada con el número 4/2016, y otra de fecha 25 de febrero con el número 5/2016. Las fechas de las facturas tienen que ir desacuerdo a su numeración.

3. Identificación del vendedor y del comprador

En este caso, cuando vayas a preparar una factura tendrás que indicar tus datos, es decir, nombre completo, y si tienes, también tu nombre comercial, tu D.N.I., tu dirección (lo normal es que indiques la dirección correspondiente al domicilio de tu actividad). Estos mismos datos también se necesitarán indicar del comprador.

4. Descripción de la operación o servicio prestado

En las facturas tendrás que identificar la operación realizada de forma que se conozca el tipo de producto vendido o servicio prestado, por ejemplo, si eres un arquitecto describirías el tipo de proyecto realizado, es decir, si has confeccionado unos planos para reformar el interior de una vivienda, o si has restaurado un palacete, etc….

5. Importe de la factura

Por lo que se refiere al importe de la factura, debes familiarizarte con los siguientes conceptos:

  • Base Imponible: Precio del servicio ofrecido o material vendido
  • Tipo Impositivo: El tipo de I.V.A que tenga ese servicio prestado o material vendido. Lo normal es que sea un 21%
  • Cuota de IVA: Es el resultado de aplicar ese 21% a la base imponible o precio
  • Tipo de retención: El tipo de I.R.P.F que te corresponderá según tu actividad. Para este año se ha fijado en un 15% (salvo que inicies actividad que será un 7%)
  • Cuota de I.R.P.F: Es el resultado de aplicar el 15% o 7% a la base imponible.
  • Importe a Percibir: Es el importe que te corresponde cobrar (base imponible + cuota IVA – cuota I.R.P.F.)

En un ejemplo te lo aclaro mejor, piensa que eres un abogado y que le vas a preparar una factura a un cliente por un juicio, habiéndose fijado unos honorarios de 1.000,00Euros. El importe de la factura se detallaría así:

  • Base Imponible: ……….1.000,00
  • Tipo I.V.A. al 21%: ……  210,00
  • Tipo I.R.P.F. al 15% ..    150,00
  • Importe a percibir …..  1.060,00

En este caso, tu cliente tendría que pagarte 1.060Euros por los servicios prestados.

Como ves, elaborar una factura parece que no tenga mayor dificultad, pero en ocasiones debido a la actividad que se realiza puede complicarse su confección. Si no quieres tener ningún problema, ya sabes que puedes contar con nuestra experiencia en www.declarando.es

Hasta aquí todo lo que necesitas saber para elaborar tu mismo tus facturas. Por otra parte, también es interesante que sepas que para Hacienda tus facturas son información útil que le permite conocer si cumples con el pago de tus impuestos correctamente. Los datos de la factura que más relevancia tienen son el precio del producto que estás vendiendo o del servicio ofrecido, es decir, el importe que indicas en tu factura como base imponible, el importe del IVA y el del I.R.P.F., (siempre que estés obligado a indicarla) y lo que menos le interesa es la cantidad de dinero que cobras de tus clientes.

¿Porqué le interesa a Hacienda estas información?

Muy fácil, te lo resumo a continuación:

  • Porque el precio del producto vendido o del servicio prestado le informará sobre el total de ingresos que obtienes en tu actividad y si realmente coincide con lo declarado en tu renta. Indicarte que si tienes obligación de realizar pagos a cuenta de tu renta, esto decir, si presentas trimestralmente el modelo 130, en el apartado de ingresos tendrás que indicar el importe que resulta de sumar el precio de todos los productos vendidos o servicios prestados, o lo que es lo mismo, sumar las bases imponibles de todas las facturas que hayas emitido en ese periodo.
  • Porque la cuota de IVA que indicas en cada factura es el importe que Hacienda te cobra de forma indirecta solo por intervenir en el comercio al vender tus productos o prestar tus servicios. Lo primero que hará Hacienda si ve tus facturas, será sumar el importe total de la cuota de IVA y comprobar si esa suma coincide con lo que has declarado por este mismo concepto en el modelo 303.
  • Porque la cuota del I.R.P.F. le indicará que importe está ingresado en Hacienda a tu favor en concepto de retención y a cuenta de tu renta, para luego comprobar si realmente coincide con lo que has declarado en la misma.

En definitiva, es muy importante que a la hora de confeccionar tus facturas tengas en cuenta lo que te he comentado, ya que te sirve para hacer previsiones de cuanto te tocará pagar por tus impuestos y así poder controlarlo sin llevarte ningún susto de última hora.